Católicos solteros - Apps De Citas

 

 

 



Católicos solteros
Que levanten la mano los que nunca se han enamorado. Estoy seguro de que no podemos oír ni un pitido. Todos nos hemos enamorado. Sabemos lo bonito que es y lo bien que se siente experimentar el amor hacia otra persona. Católicos y no católicos se enamoran, hacen locuras por amor. De nuestros corazones brota un héroe valiente, casi imprudente, dispuesto a emprender cualquier aventura loca con tal de ganar el corazón de la persona que amamos. Te invito a que retrocedas en el tiempo y busques en tu corazón los archivos guardados de aquellos momentos en los que te aturdió alguien que te robó el corazón sin decir una palabra (incluso sin saber que existías). Pero luego -y esto es lo más grave- piensa en cómo reacciona un católico cuando se enamora. ¿Será que nuestro amor por Dios hace surgir consideraciones que quizás, sin Él, no se nos pasarían por la cabeza.

Católicos solteros

Es la felicidad absoluta

¿Has visto a alguien más feliz que un chico enamorado? Ni siquiera es necesario que ese amor sea recíproco. Uno, simplemente por el hecho de amar, ya está caminando por las nubes. Aunque a menudo nos torturen, sufriendo en secreto, estamos seguros de que cada canción de la radio habla de nuestros sentimientos, cada película cuenta la historia que nosotros mismos anhelamos vivir con esa persona. Todo es inspirador y emocionante.

 

Cuestionamos la llamada a la vocación: «¿Podría ser esto real?»

Todo católico que se toma en serio su fe debe haberse preguntado a qué vocación le llama Dios. Y esta idea se concreta cuando se enamora. ¿Estoy realmente llamado al matrimonio? Y más de una vez, cuando estamos enamorados, le hemos pedido a Dios: ¡por favor, no me llames a la vida consagrada! (jajaja). Bromas aparte, todo esto es muy normal y esperable en el camino de discernimiento que todos recorremos, pero cuando ese alguien especial aparece en tu vida, los cimientos y las rodillas tienden a temblar. No te preocupes por ello. Es hermoso el impulso vocacional que despierta el amor, ya sea hacia la otra persona o hacia Dios, pero, en este caso, estar cerca de quien nos hace suspirar y desmayarnos nos obliga a la pregunta vocacional de verdad.

Vamos con cuidado y no nos precipitamos

He tenido la oportunidad de compartir con jóvenes recién casados y parejas de hecho que hablan de sus vacilaciones (pasadas y presentes), cuando se sienten atraídos por alguien. No se atreven a dar el primer paso si no están seguros de que pueda ser algo serio. Para los cristianos, el inicio de una relación no es una forma casual de entretenimiento, sino una forma de descubrimiento vocacional y, sobre todo, de respeto y reverencia hacia el otro. Por eso no se trata de «prueba y error» en las relaciones. Abrir el corazón y atreverse a amar es una práctica de entrega sincera y vulnerabilidad, no un experimento social de tanteo. Știri de ultimă oră din Spania

 

Probablemente recuerdes esas primeras citas como «amigos», en las que ambos intuían que había «algo más» pero ninguno se atrevía a dar el siguiente paso por miedo a ser rechazado. Qué útiles han sido esas conversaciones que se prolongaban hasta altas horas de la noche (quizás hoy en día son a través de whatsapp), cuando papá nos regañaba por usar el teléfono durante demasiado tiempo o por tardar más de media hora en despedirse de mi «amigo» en la puerta. Todo ese tiempo dedicado a conocernos nos ayudó a entender quién es esa persona de la que estoy enamorado, qué le gusta y hace, si tiene fe, y todo ese tipo de descubrimientos que son importantes en la construcción de una relación.

Hoy pienso en la cara de tonto que probablemente tenía cuando la escuchaba hablar de cosas que para mí no eran realmente tan interesantes, pero que por el solo hecho de ser sus historias, eran las mejores que podía estar escuchando. Es de sabios tomarse el tiempo y comprobar que la piscina está llena de agua antes de tirarse de cabeza, pero tampoco se trata de ser tímido; si llevas un año enamorado de alguien, por favor, ponte a ello y dilo.

Rezamos por la persona que amamos

He sido testigo gozoso de jóvenes que han pasado por verdaderas cruzadas de oración y guerra espiritual en beneficio de su ser querido. Lo hermoso es que el beneficiario de esta oración no suele tener idea de lo que se ha hecho por él. Un joven cercano a mí, muy enamorado de una chica (que en realidad no estaba interesada en él), no se rindió ante el rechazo y, después de probar con flores, chocolates y osos de peluche, empezó a rezar por ella, pero cuando digo rezar es algo muy serio. Apasionado y convencido, rezaba diariamente por ella diciendo: «Ya que no puedo amarla en persona, me aseguraré de que Dios la cuide como yo no puedo». Seguramente, si le dijera eso a esta chica, ella caería rendida a sus pies.

Así es como muchos de nosotros nos hemos sorprendido formulando oraciones que ni siquiera nos atrevemos a hacer para nuestro propio beneficio, pero es el amor lo que nos mueve a pedir a Dios por el bienestar de esa persona. Nos preocupamos por los detalles de su día. Cosas como que duerma bien, que su desayuno sea bueno por la mañana, que su jefe no esté de mal humor, etc. Rezamos para que ella o él estén bien, no sólo como un ejercicio interesado, sino porque, amando, buscamos y deseamos lo mejor, que sabemos que sólo Dios puede dar.

Vídeos de Católicos solteros

Contenido


Entradas relacionadas



Católicos solteros - Apps De Citas

Católicos solteros - Apps De Citas

Es la felicidad absolutaCuestionamos la llamada a la vocación: «¿Podría ser esto real?»Vamos con cuidado y no nos precipitamosRezamos por la persona que a

citas

es

https://citago.es/static/images/citas-catolicos-solteros-apps-de-citas-325-0.jpg

2023-10-10

 

Católicos solteros - Apps De Citas
Católicos solteros - Apps De Citas

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente